Objetivos reales u objetivos emocionales

Ya llega a su final, se acaba este año, el 2014 llega a su fin y en breve cambiará la fecha por 2015 y… ¿y que cambiará eso en nuestras vidas? Nada, solo un dígito, será un día siguiente al anterior.

2014-2015Por tradición es momento de hacer balances de los días que hemos vivido en 2014, de repasar lo que ocurrió, lo que pudo ser y no fue, los éxitos logrados, lo aprendido, las metas alcanzadas y las no conseguidas, bueno, y aquellas que pusimos en las navidades de 2013 con la mejor de las intenciones, fruto de nuestra emoción, y que en enero se nos olvidaron o se convirtieron en algo pesado, que requería un esfuerzo mayor del que pensamos en origen y metimos velozmente en el baúl del silencio.

Y ahora toca ponernos tiernos, emocionarnos con todo lo que queremos lograr en este nuevo año, poner objetivos a conseguir y todas esas cosas que tanto escuchamos y de las que rápidamente nos sentimos contagiados.

En 2014 ha habido de todo, han pasado muchas cosas, buenas y malas, y en mi caso me ha pasado como a todo el mundo, he vivido días emocionantes y depresivos, momentos llenos de ilusión y decepciones; he tenido traiciones de quien menos lo esperaba y que me frustraron inicialmente por lo inesperado pero que ahora veo que a quien más ha perjudicado ha sido al ejecutor de la traición; personas que abusaron de mi amistad unas y de mi ingenuidad otras; proyectos que requirieron mucho esfuerzo y luego se torcieron y acabaron por no concretarse; clientes que pidieron cosas y ayudas y luego no cumplieron; empresas con las que cerramos acuerdos y aunque yo cumplí el 100% de lo pactado, ellas se diluyeron y nunca dieron la cara; momentos en los que estuve a punto de perder la vida (de esto no hablaré nunca más); instantes de frustración extrema; de impotencia antes situaciones terribles…

Si, todo eso ha ocurrido en 2014 y mucho más, pero también hubo muchas situaciones preciosas con personas a las que aprecio mucho; he disfrutado de la ayuda de grandes profesionales y amigos que han aportado mucho valor para que los eventos hayan sido posibles, como EstibalizJose ManuelTeresaMari TriniJulia Maria, y de otros que también han puesto su granito de arena para ayudarnos a lograrlo GRACIAS EN MAYÚSCULAS a todos; he tenido demostraciones de personas a las que tengo en muy alta estima, que han estado siempre cerca cuando las he necesitado y se han posicionado a la vista para ayudar antes de pedírselo; proyectos que han nacido y que empiezan a crecer en la sombra gracias a colaboraciones con bellísimas personas en las que tengo mucha fe en poder seguir teniendo cerca y finalmente sacarlos adelante con las sinergias que han surgido; he conocido y desvirtualizado cientos de personas muy interesantes en los eventos, tanto propios como EatsAndTwittsEatsAndTwittsDay VIP’s Talks, como a los que he asistido; he tenido aprendizajes enormes que me han hecho madurar, mejorar y seguir creciendo como persona y como profesional, a veces de forma dolorosa, como todo crecimiento, pero positivo que es lo que cuenta; he conocido grandes profesionales con los que me he sentido muy a gusto y a los que he decidido incluir en mi plan de networking de este nuevo año para poder compartir más tiempo con ellos; he realizado viajes a sitios preciosos y llenos de instantes muy emotivos; he acudido a mas de 100 eventos de todo tipo en los que he aprendido mucho, y en los que he descubierto lo mucho que me queda por aprender, que sigue siendo uno de mis deportes favoritos; he creado nuevos cuadros; escrito nuevas poesías; preparado nuevos cursos innovadores…

balanzaPues si, eso también estuvo en los días de 2014 en abundancia, y no soy de hacer equilibrios en la balanza, de llenar los platillos con lo bueno y lo malo para comprobar y medir cual pesa más. Casi nada es bueno o malo por si mismo, todo será positivo o negativo en función de lo que hagamos con ello y lo que sepamos extraer para seguir mejorando como persona, como padre, como pareja o como profesional, y por ello no comparo. Estos 365 días dan para mucho, y los míos lo han hecho.

Pero lo que me importa no es lo que ocurrió sino lo que quiero que ocurra, y estoy seguro que 2015 será un año fantástico, lleno de nuevos aprendizajes y lleno de nuevos retos, de desafíos enormes que estoy seguro que requerirán dar más de lo que a día de hoy soy capaz de dar y que me obligará a pedir ayuda, a buscar sinergias, a complementarme con amigos o profesionales, y por supuesto a aprender mucho y superarme a mi mismo, y me alegro porque si no fuera así no sería divertido.

A día de hoy tengo un par de grandes proyectos a largo plazo que tengo que terminar de madurar y definir con precisión, para los que tendré que buscar financiación y compañeros de viaje que quieran subirse a un gran tren que aspira a alcanzar grandes horizontes, y a corto y medio plazo tengo encima de la mesa 7 proyectos con 7 personas o equipos diferentes (ellos no saben del resto) con los que ya hemos empezado a desarrollar esas sinergias, y con los que estoy muy ilusionado y convencido de poder conseguir llevar entre todos a buen término en 2015. A todos ellos les agradezco que hayan aceptado mis propuestas de colaborar juntos, por ahora no diré quien son ni en qué consisten y espero que ellos tampoco lo hagan, pero os van a sorprender y encantar cuando los vayamos anunciando.

Por otro lado, y paralelamente, tengo a punto de terminar 3 nuevos cursos innovadores, diferentes, que dentro de pocas semanas podré presentar al menos dos de ellos y que creo que aportarán mucho valor a emprendedores, profesionales o directivos, al menos estoy poniendo todo de mi parte para que eso sea así.

Hace más de dos décadas que no pongo metas u objetivos a finales de año natural, para mi los años comienzan el 1 de septiembre y ahí es cuando salgo a disputar mi carrera personal. A día de hoy estamos empezando el 2Q y vamos por muy buen camino, lo cual me refrenda que el rumbo es el correcto pero me hace darme cuenta que hay que apretar el acelerador en varios de esos proyectos para lograr los objetivos propuestos en el tiempo prefijado. Lo que importa es lo que quiero hacer y no lo que hice o dejé de hacer en el pasado.

El pasado solo sirve para saber lo que pude hacer mejor, para aprender de lo que no se consiguió y lo que hice para lograr los éxitos que obtuve, solo para eso, es un método de aprendizaje, de saber en que sitio del mapa estoy y poder trazar el rumbo detallado hacia el lugar en donde quiero estar en una nueva fecha.

Así que os animo a que nos os dejéis influir por las fechas y renunciad a poneros objetivos blanditos, puramente emocionales del momento navideño y que se evaporan en menos de 4 semanas. No lo hagáis, os invito a que diseñéis vuestro mapa, que tracéis vuestro camino, que detalléis las metas volantes donde esperáis estar en esa carrera, en ese viaje, los lugares de abastecimiento para que no os fallen las fuerzas por el camino, prever las posibles dificultades o carencias que pueda tener ese viaje, y que luchéis por ello, que nos os rindáis nunca y persigáis vuestros objetivos por encima de todo,y sobe todo… Nunca dejéis que nadie os robe vuestros sueños. Feliz y exitoso 2015


Escribe un comentario


Artículos relacionados