Muchos cambios y hacia el emprendimiento. ¡¡Que apasionante!!

Estamos teniendo el privilegio de vivir un momento de la historia de la humanidad que es apasionante, de hecho solo ha ocurrido en dos ocasiones anteriormente, el primero en el inicio de la era agrícola y el segundo en el paso de ésta a la industrial. Ahora vivimos el tercero, en el que estamos pasando de la era industrial a la era de la información, bueno, la verdad es que se denomina de diferentes formas dependiendo del enfoque de quien lo cuenta, pero es un cambio de era al fin y al cabo.

change

Y todo esto lo que produce es no solo avances en diferentes áreas, sino verdaderos cambios de concepto, de forma de ver y vivir el mundo, y puede parecernos bien o mal, podemos resistirnos y quejarnos o meternos de lleno, pero lo que no tiene duda es que son cambios irreversibles, que no son una moda sino una tendencia y por tanto deberemos comprender que es imprescindible entenderlos y aprender cuanto antes a cómo adaptarnos a ellos y poder subirnos a esta nueva ola.

Por citar algunos ejemplos:

El concepto de movilidad cambia en cuanto a que los vehículos dejarán de consumir combustibles fósiles como la gasolina o derivados para ser eléctricos que no solo ahorran costes sino que evitan dañar el medio ambiente. A ese cambio vienen otros a unirse, como el que los vehículos en muy pocos años dejarán de ser conducidos por humanos y serán completamente autónomos, lo cual evitará miles de accidentes, pero el más disruptivo es que dejaremos de comprar coches y nos acostumbraremos al pago por uso, es decir, solo pagaremos cuando lo necesitemos y el resto del tiempo lo usarán otras personas que igualmente pagarán esos minutos que necesiten. Un cambio que repercutirá en la vida de todos nosotros en muchas formas.

Este cambio llevará otro, y es el cambio de los espacios en las ciudades, ya que habrá muchos menos vehículos en circulación y muchos menos aparcados en las calles, dejando todo ese espacio libre para disfrute de los habitantes de las mismas, pudiendo rediseñar esas zonas con más árboles, aceras más amplias e incluso terrazas o parques infantiles. Un cambio social impresionante que viene ya y que será una evidencia en menos de un par de décadas.

Y eso afecta al transporte ya que si aplicamos todo ello al transporte de mercancías con camiones eléctricos y además autónomos sin conductor pues lo dicho, supondrá ahorros de costes y cambios de conceptos. Unámosle el uso de drones y la entrega a domicilio de todo tipo de mensajes, paquetes, comida, compras etc. y veremos cómo tenemos otro cambio de concepto.

La forma en que compramos y suministramos cosas a nuestros hogares y empresas está en un proceso de cambio total, ya que no solo nos hemos empezado a acostumbrar a comprar por internet sino que la logística ha mejorado de tal forma que se sirven nuestros pedidos en 1 o 2 horas en el caso de alimentación o en el peor de los casos en 24 horas en consumo de todo tipo de cosas.

Y si lo que prefieres es ir al supermercado, ya están funcionando los primeros establecimientos en los que no hay personal que cobre lo que nos queremos llevar y está todo automatizado.

Lo que se ha denominado como economía colaborativa ha cambiado otro concepto en muchos sectores, desde los viajes compartidos, el alojamiento en casas particulares o miles de enfoques diversos que hacen cambiar la forma en que vivimos y en que realizamos nuestras actividades tanto a nivel personal como profesional.

Otro de los cambios más impactantes es el desarrollo de robots que sustituirán a personas en sus trabajos. Esto no es nada nuevo, las empresas de automoción llevan décadas haciéndolo pero lo que es novedad es que este proceso se ha acelerado y se está aplicando a todo tipo de industrias y negocios, desde asistentes en hoteles, fábricas de todo tipo, grandes superficies, pequeñas empresas entre muchas otras.

 

robots

Y así podría estar citando ejemplos de lo que este cambio de era está trayendo, solo diré otro que es un cambio disruptivo completo y creo que es el que más está costando asimilar. Me refiero al cambio de lo que hemos conocido como el empleo.

Nos puede gustar o no pero hace mucho que está previsto, el empleo como tal ha muerto, y me refiero al empleo por cuenta ajena, ese en el cual nos contratan por un tiempo y pactamos un horario y una retribución por esas horas. Eso se ha acabado, la tendencia es que cada vez haya menos y de peor calidad, y sobre eso podemos opinar lo que queramos pero lo que es indiscutible es que es una tendencia y por tanto imparable.

¿Y si desparece el empleo que hacemos? Pues la tendencia prevista es al autoempleo, el emprendimiento, la generación de ingresos por cuenta propia, el trabajo por proyectos y servicios. Ya lo explicaba John Naisbitt en su libro “Megatrends” hace más de 30 años, en donde decía claramente que pasaremos de las jerarquías a las redes. Redes de individuos que aislados no son nadie pero que enlazados en redes son una entidad superior con una fuerza descomunal en el mercado. Tendremos nuestra empresa, nuestro emprendimiento, nuestro servicio y podremos tener docenas o cientos de clientes a los que satisfacer sus necesidades, ya sea uniéndonos en redes y trabajando en equipo o creando redes de clientes a los que darles ese servicio. Esto que puede parecer tremendamente difícil no lo es y proporciona mucha más libertad personal, y otro concepto del tiempo y la forma de ser profesional en el siglo XXI.

Y esos emprendimientos que antes eran imposibles por al falta de financiación, hoy se pueden poner en marcha de forma sencilla ya que hay formas de emprender sin invertir o con inversiones tan mínimas que cualquiera puede asumir, y en las que la mayor inversión es en formación no solo técnica o de producto, sino principalmente de desarrollo personal para entender lo que significa emprender y cómo funciona ser emprendedor, para poder dar mejor servicio, más eficiente y por supuesto aprender liderazgo para poder desarrollar y gestionar esas redes de forma mucho más efectiva y sólida.

equipo

Y lo sé porque es a lo que me vengo dedicando desde hace 27 años y sigo haciéndolo en la actualidad con más eficacia que nunca, a crear esas redes, ayudando y formando a personas que quieren emprender y se dejan enseñar en nuevas y diferentes formas de hacer negocios, y sé por experiencia que eso no depende de lo que hayas hecho antes sino de lo que quieras conseguir hacer en el futuro, independientemente de si vienes de ser empleado, directivo o ama de casa, las redes no piden curriculum para desarrollarse.

Lo dicho, vivimos época de cambios, un momento apasionante, y lo que más me entusiasma es que lo mejor no ha llegado todavía y esta espiral de cambios cada día va tomando más velocidad. Así que ya sabéis, si viene la ola, puedes dejar que te arroye o subirte en ella y hacer surf. Emprender empieza a no ser opcional sino vital.


Escribe un comentario


No hay artículos relacionados