Malditos bloggers e influencers de m…

Leo esta noticia en el muro de Mayte Matias  y voy a meterme en un charco polémico que va a atraer a muchos que no van a estar de acuerdo. No pretendo que todos estéis de acuerdo conmigo , y ya sé que algunos me van a tirar a dar con todo lo que tengan disponible, pero me da igual, de eso se trata, de debatir y opinar lo que haga falta, por supuesto dentro del respeto y la educación, sin faltar, insultar o menospreciar a nadie. Así que aquí tenéis mi opinión, espero las vuestras.

Que quede claro que yo nunca he ofrecido a ninguna empresa nada en este sentido pero eso no quita que tenga mi opinión al respecto.

hotel_blogger_01

La blogger/influencer de la noticia le ofrece al hotelero hacer publicidad de su establecimiento a cambio de varias noches de hotel gratis y el hotelero se ofende. Por supuesto que tiene derecho a pensar y ofenderse por lo que le apetezca pero me gustaría centrar este debate ya que no es la primera vez que ocurren cosas similares con resultados diversos. Más allá del caso puntual, vamos a pensar en el tipo de propuestas similares.

¿Ofenderse por una propuesta comercial? ¿Es que hemos perdido el norte? Vamos a ver, lo del intercambio existe desde el principio de los tiempos.

Yo he trabajado hace años en una TV en la que había varios y diferentes negocios que se anunciaban gratis a cambio de dar servicios, por ejemplo restaurantes y hoteles entre otros, y ese intercambio, si está bien hecho beneficia a ambas partes. Esto no es nada nuevo y se hace con todo tipo de productos y servicios, no solo TV, sino prensa, radio, o entre empresas finales, es el trueque de toda la vida, y es más, puedo aseguraros que yo lo he gestionado desde mi agencia para algunos clientes y algunos medios, unas veces ha fructificado y otras no, así de simple. No solo lo he gestionado sino que algún cliente me llegó a pagar en especies una compensación final que quedaba pendiente por uno de mis servicios, y a mí me no pareció nada mal su propuesta y la acepté.

Este sistema no tiene nada de perverso, solo hay que valorar el precio de la publicidad que se ofrece y el precio del servicio que se da a cambio, por ejemplo para que se me entienda bien: si el medio ofrece 50 spots/cuñas/ de 10 o 20 segundos que tienen un precio de XXX, y el restaurante a cambio le abre una cuenta con comidas gratuitas por valor de XXX pues ya está. Pero puede ser al revés, que el hotel ofrezca habitaciones y comidas por valor de YYY a cambio de que le hagan publicidad en ese medio por ese precio. Eso se valora por las dos partes y si están de acuerdo pues negocio redondo, las dos partes ganan. Y me da igual de que sector sean las dos partes. Y antes de que alguien diga algo sobre la legalidad, si eso se factura por ambas partes queda todo legal y transparente.

trueque_01

Otra cosa es que no sea equitativo el intercambio y el valor de lo que le ofreces no le interese a la otra parte, entonces no hay negocio y ya está, como todo tipo de ofertas que hacemos cada semana, no todos los clientes compran lo que les ofrecemos.

Una blogger, un famoso, o un presentador de TV puede conseguir la difusión de un producto o servicio equivalente o mejor en muchos casos que una campaña de publicidad en muchos medios, ¿Qué hay de malo ese intercambio? ¿Acaso ese establecimiento no paga por la publicidad que hace en radio, prensa, TV o los anuncios en Facebook o google? pues es lo mismo, y si no te parece adecuado o no te interesa, pues se lo dices y ya está, no te ha perseguido, no te ha amenazado con hundirte o difamarte si no aceptas.

Y digo esto porque sí ha habido casos en los que algunos mal llamados influencers han hecho propuestas de intercambio y cuando han sido rechazados han amenazado con hablar mal de sus establecimiento y crearles una campaña de mala reputación online como forma de presión para conseguir comer gratis. Eso hay que denunciarlo, no se puede consentir, porque eso no tiene nada que ver con lo que hablaba más arriba, esos no tienen ni idea lo que hacen y están muy pero que muy perdidos, y por supuesto, no son ni influencers ni nada parecido, y me da igual si tienen mil o mil millones de seguidores, una persona así es un ser sin ética al que hay que arrinconar profesionalmente hasta echarle del mercado y por supuesto denunciar.


Escribe un comentario


Artículos relacionados