El terrible accidente de Barajas

Ha sido terrible, y no hay palabras para describir lo que ha debido ser vivir algo como esto.

Me preguntaba Eva en un comentario del post anterior sobre como me ha impactado, y he querido dejar pasar unos días antes de escribir sobre ello.

Un accidente tan horrible como este sobrecoge a cualquiera, y hay que ser muy frío para que no te impresione, pero en este caso, a mi personalmente me ha impactado en varios aspectos:

El primero es que nosotros regresamos de Fuerteventura tan solo unos días antes en el mismo tipo de aparato de la misma compañía.

spanair.jpgCoincidencias de avión, compañía aérea y destino ha hecho que me impacte doblemente, pues a lo largo de mi vida se van dando muchas de estas coincidencias, en donde la muerte ocurre muy cerca de donde he pasado, donde he estado recientemente, o simplemente me salvo por los pelos de situaciones de altísimo riesgo de morir como por ejemplo varios accidentes gravísimos de coche, un edificio que se derrumba justo a la misma hora cuando debía estar en ese mismo lugar, caerme de espaldas por unas escaleras con las manos totalmente ocupadas, me agarraron de bebe cuando me caía por la ventana, y un largo etcétera que prefiero no recordar, y de las que salgo siempre prácticamente indemne, debe ser que estoy destinado a dar mucha guerra y por eso sigo aquí. Suelo decir que dado que me he salvado de muchas, si hay Angel de la Guarda, a mi me han concedido una legión completa para que me cuide ;-)

El segundo aspecto es que soy mecánico de aviones y estas cosas me impactan terriblemente ya que me pongo en la piel de los mecánicos que trabajaron en este avión y lo mal que lo deben estar pasando, a pesar de que seguramente no tengan ninguna responsabilidad sobre lo ocurrido. Ante cualquier accidente de un avión, y con mucho más motivo en el caso de lo ocurrido en Barajas, los mecánicos son sometidos a unos interrogatorios exhaustivos para poder averiguar lo que hizo o dejo de hacer cada uno, las últimas actuaciones que se llevaron en el avión, se revisan tanto el libro del avión como los de averías, los de revisiones pasadas, etc. pues es necesario evidentemente aclarar todo lo que vivió ese avión desde el instante del accidente hacia atrás hasta dar con las causas reales que llevaron a que pudiera ocurrir, pero eso requiere que mucha gente sea sometida a esos interrogatorios para que nadie oculte información y se pueda sacar las conclusiones acertadas, incluso personas que cumplieron con su cometido según los manuales.

Y como digo, hay muchos mecánicos que habrán intervenido en ese aparato cumpliendo escrupulosamente con su trabajo y siendo altamente profesionales y que estoy convencido que llevarán sin poder dormir desde entonces pensando si pudieron hacer algo para evitarlo o dándole vueltas a la cabeza si cometieron algún error que generara este accidente, pues cuando un avión cae, nunca, y repito, nunca es fruto de un solo fallo o de un solo error, pues los sistemas están diseñados para que una sola causa, aunque sea un fallo de algo tan importante como un motor de un avión que solo tiene dos, no pueda derivar en que el avión se caiga. Y se delo que hablo porque en mi etapa como mecánico de aviones en el Ejercito del Aire viví varios accidentes en los que en algunas ocasiones hubo alguna persona fallecida, y aunque en ninguna de las ocasiones eran aviones bajo mi responsabilidad, la situación es muy dura.

Y el tercer aspecto es que ayer por motivos de trabajo tuve una reunión de trabajo con el Director General de España de una importante multinacional en el Hotel Convención (si, ya se que estoy de vacaciones, pero tal como comentaba el otro día, estos días incluyen algunas importantes reuniones de trabajo), que como todos sabéis es donde están alojados los familiares de las víctimas, y el ambiente era de los que impresionan a pesar de que hacía unos días de lo ocurrido, pero se palpaba en el ambiente y en los rostros el dolor y el sufrimiento de esas personas con las que me solidarizo totalmente.

Me ha quedado grabada la mirada de algunas personas que caminaban como perdidas, o que estaban sentadas en grupos, que supongo eran familias completas, hablando entre ellas y otras completamente en silencio con la mirada vacía, como si estuvieran lejos de aquellas salas.

Antes de acudir, pensé en aprovechar para hacer un reportaje con la Barra de Vídeo en el lugar, enfocándolo desde el punto de vista de los sentimientos, pero no pude, me sobrecogió demasiado para poder hacerlo. No estoy preparado para cubrir noticias y situaciones como estas, me impregna tanto que me impide hacerlo.


Escribe un comentario


Artículos relacionados