La exposición permanente de la web 2.0

Ahora no voy a descubrir lo que es la web 2.0 que podríamos rellenar el Nilo con la tinta que se ha escrito sobre el tema, pero hoy quería hablar de lo que supone estar inmerso en la misma, sobretodo las consecuencias, positivas y negativas que puede tener el ser un miembro activo de la misma en las diferentes facetas que tiene.

Empecemos diciendo que un  miembro activo participa en primera persona, y para ello utiliza varias herramientas que a día de hoy están al alcance de todos.

Un miembro activo, por un lado tiene un blog personal, en donde escribe de lo divino y lo humano, es decir de lo que le viene en gana cuando le viene en gana, y como diría un amigo mio, “pa eso es mio, no?”. Hay posibilidades de que el blog lo dedique a temas concernientes a su profesión, sea esta la que sea: telecomunicaciones, diseñador, director de marketing, CEO, o simplemente estudiante, o que no tenga más columna vertebral que lo que le apetezca decir cada día, que es igual de loable.

redes-sociales-universales.jpgEn segundo lugar, tenemos la estrella, las redes sociales, y aquí podemos hablar de las diferentes versiones según el perfil, la edad, los gustos, los intereses profesionales o simplemente los hobbies, y así tenemos un abanico inmenso, por ejemplo y por citar algunas, Facebook, MySpace, Tuenti, Orkut, Plaxo, y mil mas; por otro lado las profesionales generalistas como Linkedin, Xing, o Viadeo, aunque no podemos dejar de lado las profesionales de nicho o las relacionadas con los hobbies, como por ejemplo MuyPR o las de microblogging como Twitter o Plurk.

Sirva mi ejemplo y os dejo mis perfiles en algunas, aunque los podéis consultar en la parte derecha de este blog:

Twitter   Linkedin   Xing

Podría estar citando redes hasta mañana, pero creo que con estas ha quedado claro el tema. ¿Y para que nos sirven? ¿Para que las utilizamos? Pues por un lado para subir nuestra foto, rellenar nuestro perfil de gustos, música, libros, películas, poemas, datos de contacto, y mil cosas más, y por supuesto hacer una red de amistades, ya sean del mundo offline o nuevas del mismo sitio en el que estamos, pero redes al fin y al cabo. Llega un punto que esas redes se van ampliando por el propio devenir de la dinámica social: que un amigo me presenta a un amigo, que alguien quiere ser mi amigo, que yo quiero entrar en relación con alguien, etc.

Y así llegamos a un punto en que tenemos una red de 200, 400, o mil personas interconectadas con nosotros, y que como dijo Ilde un día en una comida con Fumero y el Diablo, “esos? eso no son mis amigos, venían con el Matrix del Feixbuk”, aludiendo con diáfana claridad a que finalmente no reconocemos a muchos de los que están en nuestra red, pero aun así, los hemos admitido.

Y por último están las interacciones que realizamos, es decir, los comentarios que hacemos en blogs, en twitter, plurk o plaxo, los mensajes que enviamos en Facebook spameando a nuestra red para difundir la “chorraflor” de mi jardín virtual y que tengo que enviar a 20 personas para que me rieguen el karma, y que luego cambiaré por una tortuga ciega que he apadrinado en Tumbuctú y que necesita que lo envíe de nuevo a otros 20 para conseguir una donación de nubes que conseguirá que llueva en la zona de selva de la tortuga, y con la que luego…

social_network.jpgPues todo esto tiene lo que se denomina desde hace cientos de años, la relación causa-efecto. ¿Y que es eso? Pues como se dice en aviación (y gracias a eso vuelan los aviones), a toda acción hay una reacción. Por ejemplo, muchos de los individuos de la web 2.0 utilizan todo esto para crearse una marca personal a lo largo del tiempo al seguir una línea de contenidos, tanto los que publica en su blog como cuando comenta en otros blogs, redes sociales o plataformas de microblogging, y que le da una visibilidad uniendo finalmente su nombre a una temática o una especialidad.

Otros simplemente la utilizan para que todos hablen de él, de sus empresas, de sus proyectos, de lo bien que le van las cosas, es decir, para por un lado satisfacer su ego y por otro para que nadie se olvide que existe y eso le redunde en invitaciones a participar en negocios, en conferencias, se le consulte sobre determinados temas, conseguir inversores, etc. Y es una estrategia muy interesante y si se hace bien, muy útil, y sin dar nombres, ya conocéis varios que lo practican a diario.

También hay un grupo notable que simplemente participan por el placer de hacerlo,  sin más dirección que ser parte del ecosistema e interactuar con todo lo que se mueve en el mundo online, aunque en muchos casos les ayude a encontrar trabajo, o mejorarlo gracias a esas relaciones que ha ido cuidando con el tiempo o incluso a ser invitado a participar en negociosgracias a haber estado expuesto en diferentes lugares y participado aportando valor.

Pero todo esto tiene consecuencias, y no podemos dejar de ser conscientes que existen, ya que están ahí, nos guste o no.

La primera es que según dice el chiste:

- “¿Sabes que las computadoras las hicieron copiando a las mujeres?

- ¿a las mujeres?

- si, porque nunca olvidan ;-)”

y a internet le pasa algo parecido, aunque mucho más incrementado, pues todos esos contenido que subimos a nuestro blog, antes o después los indexa el señor de los buscadores, añadiéndole las palabras clave correspondientes, entre ellas tu nombre. Y lo que hoy es un post genial en donde cuentas lo bien que te lo pasas y lo mucho que disfrutas de la vida, por ejemplo contando la borrachera de anoche, el concierto heavy al que fuiste, las fotos que subieron tus amigos el dia que estabas totalmente etílico tirado en la acera a las 6 de la madrugada, los porros que te has fumado, o lo que odias a los forofos de tal equipo o a los fans de tal cantante, en un par de años pueden ser un lastre para encontrar un trabajo, para presentar la candidatura a una escuela de negocios de prestigio, o simplemente la tarjeta de presentación ante un posible inversor al que quieres venderle el megaproyecto que se te ha ocurrido y que estás seguros que triunfará, pero para el que te falta el dinero necesario para ponerlo en marcha.

twitter.jpgAdemas, luego tenemos Twitter, en donde contamos que estamos haciendo en cada momento, pero… que parece que son letras que se pierden en el ciberespacio y que nadie lee, a excepción de un par de amigos que nos siguen. Pues no, cada una de las frases que inocentemente escribimos en twitter, se convierten en un texto que Google indexa y que pasan a formar parte de la historia de internet y de la tuya en particular. Y si apoyaste o criticaste unas ideas políticas, pues ahí queda eso: si pusiste a caldo a estamentos sociales o grupos de personas determinados, nunca más podrás decir lo contrario, si dijiste que tal posición social era idónea eso pasa a ser parte de tu ideología para siempre, pues cualquiera que lo busque lo encontrará.

Y eso no es todo, pues si participas en foros, te ofreces para negocios en tu tiempo libre, si vendes en ebay, si compras dominios, y mil cosas más, todo pasa a formar parte de tu historia y que estará accesible apra todo el mundo (tu novia/o, tus amigos, tus socios, tus jefes o posibles jefes…) con tan solo un par de clicks, es decir, con que haga una búsqueda en Google, Yahoo, Chrome, Ask o cualquier otro.

Escribir en internet es divertido, a mi personalmente me encanta hacerlo en todas sus facetas y animo a que todo el mundo lo haga, incluso suelo hacer proselitismo a las personas que no suelen navegar por la red, pero hay que ser consecuente con todo ello y ser consciente de que cada letra que ponemos puede volverse en nuestra contra en el futuro, o por el contrario, si lo hacemos bien, puede ser una herramienta de incalculable valor, cada uno elige.

Y si dudas de mi plabra, vete a Google y pon tu nombre o el de tu novia o novio, el de tu jefe, el de tus empleados, el de tus amigos, el de tu ex, y verás que divertido, verás la de cosas que te vas a enterar de todos ellos. Si, ya se que muchos de vosotros lo habéis hecho en alguna ocasión.

Y finalmente piensa en todo lo que los demás se están enterando a diario sobre ti, lee bien todo lo que hay sobre tu nombre, porque te puedes sorprender hasta tu.


Escribe un comentario


Artículos relacionados