Un poquito de humor, un chiste de monjas

 Hoy os traigo un chiste que leí el otro día ne una web (disculpadme que no ponga el link porque cerré la página y no se cual era) y que me hizo mucha gracia, espero que os guste.

monjas.jpgDos monjas salieron del convento a vender galletas. Una era la Hermana Matemática (M), y la otra la Hermana Lógica (L).

Según andaban iban conversando:

M : Hermana, está empezando a anochecer y todavía estamos muy lejos del convento.

L: Si, hermana, pero además… ¿se ha dado cuenta de que nos sigue un hombre hace media hora?

M : Sí, ¿y qué será lo que quiere?

L: Es lógico. Nos querrá violar.

M: ¡Dios Mío! Calculo que, si continuamos caminando a este ritmo, nos alcanzará dentro de 15 minutos. ¿Qué podemos hacer?

L: La única cosa lógica que podemos hacer es andar más rápido!!!

M : ¡¡¡No está funcionando!!!

L :¡Claro que no! Él hizo la única cosa lógica que se podía hacer. ¡Él comenzó también a caminar más rápido!

M : Y ahora, ¿Qué vamos a hacer? Nos alcanzará en unos minutos.

L : La única cosa lógica que podemos hacer es separarnos, usted vaya por aquel lado y yo por este otro ¡no podrá seguirnos a las dos!

Entonces, el hombre decidió seguir a la Hermana Lógica. La Hermana Matemática llegó al convento,. Después de esperar un rato empieza a preocuparse por lo que pudiera haberle ocurrido a la Hermana Lógica y el retraso que estaba teniendo en llegar. Al cabo de un rato llegó la hermana Lógica.

M : ¡¡Hermana Lógica!!. Gracias a Dios que llegó usted. Cuénteme, ¿qué ha pasado?

L : Ocurrió lo lógico. El hombre no podía seguir a las dos, por lo que tuvo que elegir y decidió seguirme a mí.

M : Y, ¿qué ocurrió después?

L : Lo lógico. Yo comencé a correr lo más rápido que pude, y él también.

M : ¿Y?

L : De nuevo lo lógico. Me alcanzó.

M : ¡Dios Mío! Y, ¿qué hizo Ud.?

L: Hice lo lógico, me levanté el hábito.

M :¡¡¡Dios Mío, Hermana!!!

Y, ¿qué hizo el hombre?

L : Él también hizo lo lógico, se bajó los pantalones.

M : ¡Oh, no! ¿Qué ocurrió después?

L : ¿Acaso no es lógico, Hermana? ¡Salí corriendo, porque como usted bien sabe, una monja con el hábito levantado corre mucho más rápido que un hombre con los pantalones bajados!


Escribe un comentario


Artículos relacionados