Participando en un concurso de microrrelatos

escribir.pngComo ya sabéis me gusta escribir, y no solo de temas técnicos, es decir marketing, internet, telecomunicaciones, etc, sino que ya habéis leído algunos poemas que he traído de vez en cuando o los que he publicado en el blog de CiudadPoesia.com sobre temas diversos: , la primaverala noche, juventud, Madrid, e incluso sobre temas tan recurrentes como el silencio, la muerte, el amor,  la vida o incluso la soledad del desamor, y a veces escribo microrelatos, pequeñas historias muy breves, y al final de este año espero completar una novela con algo ya más completo, y para el 2010 quiero retomar una de ciencia ficción que empecé hace 20 años y que se quedó a medias pero que me gusta el argumento sobre el que se sostiene.

Y como me gusta escribir, de vez en cuando participo en esos concursos que surgen de microrelatos en algunos medios de comunicación, ya que me obliga en ese mismo instante a crear una historia nueva y cerrarla en pocas palabras.

Ayer encontré que Bubok en una colaboración con ElPais.com habían lanzado un concurso de este tipo y decidí participar, así que envié un par de ellos, aunque la página funciona fatal y solo ha aparecido el primero de ellos, no se si el segundo no les ha gustado o si el sistema no lo ha registrado, o si solo se puede participar con uno por persona, no lo se, pero es una pena que no lo expliquen si ese es el caso.

Os dejo el texto de ambos, que si bien son breves pues solo permiten un máximo de 800 caracteres, me he permitido contar una pequeña historia que en ambos casos da un giro en la última frase, o al menos eso pretendo. En el segundo no se si se comprende bien ese giro, pero al menos esa era la intención, vosotros diréis.

Espero que os gusten, y aunque como se suele decir, el disfrute es poder participar, no me desagradaría poder ganar, aunque veo que hay algunos de muy buen nivel, con lo que estará difícil poder conseguirlo.

tiempo_detenido02.jpg

He abierto la despensa. Siento que me falta el aire, una opresión continua en el pecho que no me abandona.
Cada vez que miro por la ventana y observo todo exactamente igual que ayer, igual que la semana pasada, igual que hace ya un mes, me entra una terrible angustia que me debilita.
Han pasado 42 días desde que todo ahí fuera se quedó detenido, en una pausa infinita. Las personas no se mueven, los arboles no agitan sus hojas, siempre es de día, todo entró en un incomprensible y misterioso bucle del tiempo sin final que detuvo la vida como si fuera una fotografía. Tengo miedo de salir fuera, pero solo me queda la última lata de judías para comer.

 ***

 barca02.JPG

 

Miré de nuevo y aquellas viejas fotografías seguían en el cajón de la cómoda. Nunca he entendido porque el tío Germán tiene escondida la de esa pareja junto al barco.
Pensándolo bien, ni siquiera es suya, es la que le quitó a aquel señor con el que peleó en el tren yendo a Burgos… Los mayores son muy complicados, no sé si algún día podré entenderlos, tienen unos comportamientos extraños, como si vivieran en otro mundo.
La única que me entiende es la tita Isabel, ella si me habla de cosas que comprendo, como las historias que me cuenta de su amigo el cojo, que dice que era muy simpático. Yo creo que por la forma que lo dice a ella le gustaba, o quizás fueron novios y no me lo quiere decir, se pone muy contenta cuando me cuenta que era pescador, y muy triste recordando que le mataron.


2 Comentarios para “Participando en un concurso de microrrelatos”

  1. Muy buenos los micros… a mí es un género que me encanta, a pesar de que como quien dice, acabo de descubrirlo.

  2. Gracias Marae, me alegro que te hayan gustado

Escribe un comentario


Artículos relacionados