Una decisión: el viaje de los sueños

Yo hoy, a 26 de diciembre, a punto de acabar el año 2011, quiero dejar constancia de un manifiesto personal, me apetece dejar plasmada la decisión que vengo tomando desde hace tiempo y que espero sea de muchos mas.

Se acaba el 2011, un año difícil, más incluso que sus dos antecesores que no fueron precisamente buenos en general, un año muy complicado, año de muchos cambios en todos los sentidos y que han cambiado muchas de las reglas del juego, en el país, en la economía, en la política, en el deporte, en la cultura, en la empresa… y por supuesto en mi vida personal y empresarial como en la casi todos en este país, y es precisamente en estos momentos de cambios y dificultades cuando toca tomar decisiones, arriesgadas, valientes, y toca elegir.

Elegir significa apostar por algo y desestimar el resto de opciones, sean solo una o mil, pero desestimar al fin y al cabo para seleccionar una sola.

amanecer.jpgY en esas decisiones hay que saber valorar bien los costes personales, familiares y profesionales que suponen, y si no hay ninguna buena, se suele escoger la menos mala. Pero en mi caso este manifiesto es para decir que me niego a elegir entre lo malo y lo peor, me niego a enfocarme en lo malo que me pueda rodear y pasarme el año llorando deprimido esperando que pase la tormenta y escampe, me niego a pensar en las perspectivas oscuras y tenebrosas que auguran para 2012, me niego a escuchar que el año que está a punto de empezar será peor incluso que este. Me niego. No quiero llenar mi cerebro de basura que me roba la energía.

taparselosojos.jpgY con ello no quiero hacer como los niños que se tapan los ojos para decir que ya no están porque al no ver, ellos mismos piensan que nadie les ve. No, no es eso lo que digo, no me refiero a ese enfoque pueril.

Mi decisión es que apuesto por pensar en aprender, crecer y crear, no quiero saber si las perspectivas para los próximos 12 meses son buenas o malas en la macroeconomía, yo voy a crear las mías en la micro, yo voy a seguir persiguiendo todos esos sueños que tengo, como vengo haciendo desde hace décadas (son mas de 100, los tengo por escrito en una libreta, aumentan cada año que pasa y estoy convencido que los haré realidad algún día), voy a poner todas mis neuronas al servicio de mis objetivos que han sido diseñados en función de los sueños que quiero alcanzar, y le pondré pasión, mucha pasión, porque sin pasión nada merece la pena, sin pasión y sin entusiasmo todo es gris, todo es triste, todo es insípido, y le pondré energía positiva, mucha energía positiva, toda cuanta me salga de dentro, porque esos sueños me llenan de ella cada día y cada noche (y en este caso nunca mejor dicho) y voy a convertirla en acciones, pondré toda la carne en el asador por sembrar y contagiar de esa energía positiva a todos los que de una forma u otra estén cerca mio,  y de esa pasión y ese entusiasmo porque es como una antorcha.jpgantorcha, cada vez que la comparto pasamos a tener dos antorchas y yo no me disminuyo por ello, y os invito a que compartáis conmigo esta decisión, porque las dificultades no van a desaparecer, seguramente incluso aumenten, pero como dice el dicho que tanto me gusta: “cuanto mas fuerte el viento, más vigorosos los árboles”, y la mente no puede centrarse en dos cosas a la vez, o ves las dificultades o ves tus sueños y objetivos y yo he decidido ver los segundos y enfocarme en ellos.

Puede sonar a inconsciente, a parrafada de libro de autoayuda, a no saber de lo que estoy hablando, a que soy un inmaduro incorregible, pero creedme, tengo 49 años y sigo pensando cada día en como crear nuevas cosas que merezcan la pena como cuando tenía 25, que mejoren lo que ya existe, que creen nuevas oportunidades para todos, que generen valor para los demás y a las que poder echarle pasión. Y os aseguro que no me arrepiento porque merece la pena y que el viaje de la vida es mucho más agradable así. Mis sueños me impulsan y cada vez que una de esas dificultades me doblega y me hace hincar la rodilla en el suelo, y os aseguro que eso ocurre más a menudo de lo que me gustaría, mis sueños me convierten en esa pelota de goma que rebota y se levanta, y me niego a quedarme viendo como la corriente me lleva.

Os invito a contagiaros en este “viaje de los sueños” y a encender vuestra antorcha de la pasión para que iluminen vuestra vida y camino en 2012. Feliz año y felices sueños #viajedelossueños


6 Comentarios para “Una decisión: el viaje de los sueños”

  1. Querido Antonio:
    Me llevas tres años de ventaja en esta bonita carrera de la vida, y quiero dejar plasmado en este comentario, que me sumo a este manifiesto por el 2012 y los que vienen, hay demasiadas cosas negativas por ahí afuera como perder nuestras preciadas vidas en ello, mientras existan los sueños, las aspiraciones estaré pensando que es siempre posible, porque nadie dijo que este era un camino de rosas ni tampoco de espinas.
    Gracias amigo por esta profunda reflexión, y te repito que me uno a esta FANTÁSTICA TRIBU.
    Un fuerte abrazo desde Tenerife, porque este año será mejor no por lo que pase fuera sino por que pensemos dentro.
    Ah! Yo soy Felix y FaASmedia es el proyecto que hemos creado junto con mii esposa despues de quedarnos sin el tan buscado empleo…Adios. la libertad a llegado para hacer lo que hacía tiempo queríamos hacer. Gracias nuevamente amigo.

  2. gracias Felix por tu comentario y por sumarte a este viaje, y cuantos mas seamos, mas fácil es que todos salgamos de esta situación, y en el peor de los casos habremos creado un microclima para nuestras vidas para no depender de lo que ocurra fuera.

  3. Inspirador artículo. Muchas gracias!

  4. Perseguir los sueños siempre ameritan sacrificios, sin embargo merece la pena porque la recompensa es grande.

    Muy inspirador tu artículo ¡Gracias!

    Un saludo
    Diego

  5. Hola Antonio, yo también tengo ese propósito personal. El dibujar mi vida independientemente de las circunstancias, que a veces no son las más idóneas, pero cómo vivirlas, está en nuestra mano. Y qué objetivos nos marcamos y dónde enfocamos nuestras energías también. Me alegra por tanto, leer tus propósitos que comparto plenamente contigo y con las personas que también los comparten. Un abrazo

  6. Precioso artículo.

Escribe un comentario


Artículos relacionados