Y #sienteTeruel volvió a brillar de emociones, vivencias y experiencias

Hace dos semanas que estuvimos por segunda vez en Teruel, esa región en la que hasta finales del año pasado no había visitado y que había sido la gran desconocida para mí hasta llegar el primer social trip de #sienteTeruel

En la anterior ocasión ya os relaté en dos post mis experiencias: “Crónica de #sienteTeruel, día 1″ y#sienteTeruel un viaje repleto de emociones”  y en este segundo viaje ha vuelto a repetirse nuevamente las mismas sensaciones, aunque en diferentes zonas, y eso nunca puede ser casualidad.

¿Quien estuvimos en esta ocasión? Pues la mayoría de la vez anterior, que en el fondo somos un buen grupo de amigos: por un lado los tres organizadores Ana @eventosfera , Carmen @CarmenUrbano , y Luis@etham a los que hay que felicitar nuevamente por la excelente organización y agradecer por todo el esfuerzo que lleva coordinar y preparar todo un social trip como este. Son tres grandes profesionales y muy buenos amigos.

Y además estuvimos  Gema @GemaGarrido ,  Juan @lasblogenpunto , Nerea @Nere_Ariztoy Fernando @laTrinchera , Mario @MarioSchumacher ,  JuanCarlos @JuankiWaldorf Gerson @GersonBeltran , Anna @annouk_ ,  Lucas @CalvoconBarba  Agustín @bulbulsuperbul , Jaime @Jaime_Estevez y yo mismo

Tambien estuvo con nosotros Encarna @eMaorad Jefa del Gabinete de Comunicación y Protocolo de la Diputación Provincial de Teruel, que ademas de buena profesional es una mujer encantadora y de buena conversación.

Un grupo de amigos y profesionales a los que si aun no seguís, os recomiendo seguir a todos, tanto en twitter como en sus respectivos blogs y profesiones, tienen mucho valor que aportaros, no os decepcionarán, yo aprendo muchas cosas de todos cada vez que tengo el lujo de conversar o compartir momentos con ellos.

¿Y donde estuvimos esta vez? Cronológicamente, esta vez empezamos alojándonos en una casa rural encantadora llamada “La casa del cura viejo“ en Samper de Calanda,CasaCuraViejo_spa_02.jpg que ademas de preciosa y acogedora tiene un spa en los sótanos que merece la pena una visita,  para a continuación ir a descubrir la Cripta gótica de Jatiel, de lo poco que queda en pie en este pueblo de su historia antigua. Después de cenar bien y abundante, como todo lo gastronómico en Teruel, a tomar unas copas al bar “El Papi” en Hijar.

Al día siguiente empezamos con un desayuno comunitario de todos, que al realizarlo con tantos amigos se convierte en algo mas que un puro momento de ingerir alimentos para convertirse en algo divertido.

Empezamos el día en Calanda, conociendo la “Nevera de Don Crespo” y aprendiendo del antiquísimo negocio del hielo y la nieve, posteriormente recorrer sus calles, visitar la iglesia y acabar en el Museo Buñuel, MuseoBuñuelCalanda_01.jpgque a mi personalmente me encantó, no solo porque es un director que siempre ha sido de mis favoritos (me encanta el surrealismo), sino porque desconocía que existiera este museo (ignoraba incluso que Buñuel fuera de Calanda), sino por la pasión con que se nos fue explicando cada una de las salas, una experiencia motivadora, instructiva y apasionada, para acabar escuchando una jota preciosa. Esto es #sienteTeruel :-)

A partir de aquí cambiamos de tercio y nos fuimos a Motorland, el circuito de velocidad, en donde conocimos todos los entresijos del mismo, y tengo que reconocer que lo disfruté como un niño pequeño. Lo primero fue comer, y una vez alimentados bajamos a los boxes donde estuvimos rodeados de las motos y pilotos que ese día estaban haciendo tandas, me sentí genial, luego a la zona de control, donde con mas de 50 cámaras se controla todo lo que pasa en el circuito, Motorland_01.jpgun sitio muy interesante y al que no se suele tener acceso, lo cual agradecimos. Y como experiencia mas en vivo, nos llevaron por la pista paralela a recorrer todo el circuito, parando en varios puntos del mismo para ver tomar las diferentes curvas a las motos que lo estaban recorriendo, preciosas vistas.

A partir de aquí empezamos otra nueva experiencia muy divertida, ya que ademas del circuito de velocidad, Motorland dispone de muchas otras zonas, desconocidas por la mayoría, como el circuito de karts, en el que hicimos unas carreras, y que la gozamos como niños pequeños. Con la clasificación hecha, de nuevo al circuito grande a vivir la experiencia que viven los ganadores en las carreras de Moto GP, ir a la sala de los campeones, subir al podio, recibir las copas, la botellas de cava, y la foto de todo el grupo subidos al podio y que luego ha salido en la prensa de la zona, hicimos la rueda de prensa de los campeones, vimos la zona de prensa, etc. Una gran experiencia y muy divertida, y muy bien acompañados todo el tiempo.

Para “descansar” estuvimos tomando unos refrescos en el Restaurante Arse (si, ese donde cenamos la otra vez los 13platos) y de ahí a Albalate del Arzobispo, a Casa Agustín, donde cenamos muy pero que muy bien, y por cierto, la oreja es tremenda, de apariencia feísima pero no la he comido tan rica en mi vida y ya os adelanto que no cuentan la receta ni a tiros.

Y ahora llega contar algo muy especial y que difícilmente podré transmitiros porque todas las palabras son pocas para explicar una experiencia como esta, me estoy refiriendo a que nos desplazamos a Urrea de Gaen a vivir a las 00:30 de la noche lo que se llama “Romper la hora“.

¿Y que es eso? Bueno, trataré de explicarlo. Imagina 600 personas de todas las edades, desde niños pequeños hasta personas de avanzada edad, tanto hombres como mujeres, todas con bombos y tambores, vestidas con túnicas negras o moradas (yo era el único que iba de rojo), y que sobre las 12 de la noche van llegando desde los pueblos de la zona para irse congregando en la plaza de Urrea de Gaen. Y a las 00:29 se empieza a hacer el silencio y todos callan (salvo algún despistado) esperando el toque de la campana del reloj de la plaza que indique las 00:30, y en ese instante empiezan a tocar todos a la vez, si, todos a la vez, pero no solo eso, sino que tocan de forma coordinada los grupos que han venido juntos, repitiendo sus ritmos y compases, y nosotros en el centro de todo ello.

Romperlahora_02Impresionante, no tengo palabras que describan ese momento, es una sensación excepcional, indescriptible, emocionante, fantástica, verse rodeado del sonido de más de 600  bombos y tambores, se podía sentir en la plaza una energía que lejos de dar dolor de cabeza, contagiaba y daban ganas de pedir un tambor y ponerse a tocar. Al rato esas “cuadrillas”, de forma muy tranquila y lenta empiezan a caminar sin dejar de tocar e ir recorriendo las calles, cada una por sitios distintos, cruzándose en las esquinas, en las pequeñas plazas y tratando de no perder su propio ritmo y pretendiendo hacérselo perder a las demás, muy divertido.

Y todo eso con verdadera pasión, con entusiasmo, con una vivencia interior difícil de explicar, os remito a los vídeos (pronto los subiré) para que podáis entender algo mas de mis palabras. Y entre todo ello, Luis (@etham) que era la primera vez desde que tenia 2 años que no lo vive a golpe de tambor sino que lo observa como espectador con nosotros sin poder dar un solo golpe, pero en uno de los vídeos se le ve la mirada brillante que lo dice todo, su sangre le quema de no poder participar, preciosa imagen de quien se ha sacrificado ese día para hacernos vivir a nosotros el momento, gracias Luis, eres grande. Asi se #sienteTeruel 

A las 02:00 nos fuimos y recorrimos de nuevo las calles rodeados por todos sitios de bombos y tambores, de esa música acompasada y bien templada que nos impregnaba el corazón y el alma, reconozco que ha calado muy dentro, he visto el vídeo un montón de veces y se me vuelven a poner los pelos de punta y la carne de gallina, y eso no tiene nada que ver en mi caso con ningún sentimiento religioso sino con la energía que llenaba Urrea de Gaen esa noche y que se metió muy dentro.

De ahí a tomas unas copas de nuevo al bar “El Papi” de Hijar donde nos encontramos con la encantadora Lucía y con Víctor,  que me encantó ver de nuevo a ambos, y a dormir.

El domingo nuevamente desayuno comunitario y a Alcañiz. En esta ocasión me volví a quedar sin hacer una de las visitas ya que por mis problemas de claustrofobia decidí no entrar a recorrer las grutas (la otra vez me perdí bajar a la mina). De aquí  al Parador de Alcañiz ParadorAlcañiz_01.jpgdonde pasamos una mañana enriquecedora e instructiva de nuevo ya que está enclavado en un precioso Castillo de la Orden de Calatrava que aun conserva mucha historia en el interior de sus muros. Y para ambientarnos bien, nos dieron la bienvenida unos personajes “calatravos”, es decir, de la orden de Calatrava, con cascos y espadas. Muy divertido verlos tan bien ambientados.

Empezamos por una visita guiada, con un guía que no comprendía por qué le mirábamos poco y estábamos todos mirando todo el rato el móvil (se lo tomó bastante mal e incluso nos inquirió de forma poco elegante sobre qué hacíamos que no le atendíamos, demostrando con su tono que le molestaba bastante, y se lo tuvimos que explicar para que entendiera que estábamos subiendo fotos y tuiteando cosas de lo que nos iba contando y de lo que íbamos viendo, que al fin y al cabo para eso estábamos ahí).

Después de recorrer la mayor parte del castillo, se nos propuso una gimkana en donde nos vimos obligados a recorrer escaleras arriba y abajo todo el castillo y el Parador para localizar a los calatravos que nos decían las pruebas y las pistas para encontrar ciertos lugares y hacer fotos de ellos. Al principio desconcertante, pero en resumen divertido que es lo que contaba.

Y aquí terminaba esta segunda aventura de #sienteTeruel que ha vuelto a estar llena de vivencias, de emociones, de personas que viven su región con pasión, con cariño, que se vuelcan en aportar valor, en contar como es su tierra, en contagiarnos de esa pasión, que se esfuerzan en agasajarnos, en hacernos sentir bien, a gusto, bien recibidos.

En resumen,  visitar Teruel es todo un descubrimiento, es compartir días con gente que te contagia de su tierra, es comer bien y abundante, es poder disfrutar de sitios preciosos llenos de naturaleza viva, de cultura e historia, es entrar en contacto con la forma tranquila de la vida, con tradiciones que impresionan y no se olvidan, con miradas que penetran llenas de calor, con personas sencillas orgullosas de su región. Si nunca has estado, te estás perdiendo algo importante, como me pasaba a mi, #sienteTeruel y lo entenderás.


1 Comentario para “Y #sienteTeruel volvió a brillar de emociones, vivencias y experiencias”

  1. Qué buen resumen de #sienteTeruel Dan ganas de apuntarse a la próxima.

    Sólo un detalle cinéfilo: en algunas de las películas de Buñuel (”Viridiana”, “Él”, “El ángel exterminador”,…), en ciertos momentos en los que hay una agonía y turbación interna del personaje principal, se escucha en la banda sonora unos tambores. Quizá puedan pasar desapercibidos, o se entiendan como un efecto surrealista. En realidad es un homenaje que hacía Buñuel a esa “Rotura de hora” de su pueblo y representan esa agonía interior del principal.

    La próxima vez que veas una película de Buñuel seguro que lo percibirás. Saludos y gracias por toda la reseña :-)

Escribe un comentario


Artículos relacionados