Influencers, conectores y agregadores de valor, el mundo del Networking

numerosNos empeñamos en lanzar nuestras marcas al mundo del social media basándonos en números: tantos followers, no se cuantos fans, multitantos links, RT, comentarios, me gustas, visualizaciones… y creamos perfiles, páginas de marca, de producto, y mil cosas mas, pero al final tenemos la percepción que todo eso no es suficiente, que falta algo que no está en los números.

Entonces pensamos que lo mejor es que sean personas influyentes en social media, al mejor estilo de los famosos tradicionales de toda la vida pero que en el mundo digital se les conoce como “influencers“, quienes hablen de nosotros o recomienden nuestra marca o nuestros productos, y aunque hay mucho humo (es de ley reconocerlo), si la campaña está bien hecha, bien segmentada y bien organizada, es una estrategia eficaz, eso funciona, es una árdua, áspera y en muchos casos insufrible labor realizarla “a mano” (todos los que han tenido que crear una campaña de este tipo desde cero saben de lo que estoy hablando), aunque ya existen plataformas que resuelven este problema y crean esas campañas de forma eficaz diluyendo completamente la parte dura y complicada, pero de una u otra forma funcionan, son recomendaciones que influyen en sus audiencias, y la marca lo percibe y puede medirlo, lo venimos haciendo y está comprobado que tiene resultados.

conectoresPero a nivel personal y de marca, hay mas pasos que se pueden dar, y ahora venimos escuchando hablar de conectores, de personas que llevan años relacionándose, haciendo del networking profesional su vida, y aquí hay que diferenciarles de aquellos que simplemente son “muy conocidos”, ya que lo que tiene valor no es cuantos le conocen sino a cuantos conoce él o ella, no porque tenga una conexión via twitter, linkedin o facebook, sino porque sepa quien es cada uno de sus contactos y a que se dedica o a que se ha dedicado tiempo atrás. El valor que aporta no es el número de personas que reconocen su nombre sinocon cuantos puede ponerse en contacto con ellos en un momento dado. Y eso es importante para la marca personal, para las empresas y para la difusión de los mensajes de las marcas, no es para campañas puntuales sino como bastión de su proyecto, como pilar que debe tener la marca dentro, no como un general en su ejercito de outsourcing sino como un arquitecto que le ayuda a construir y que lleva la camiseta del equipo.

jardinero¿Y eso es todo? Pues no, los conectores aportan mucha riqueza cuando se comprometen con una marca o una empresa, lo he explicado en muchas ocasiones en mis cursos de networking, pero hay un grupo selecto de ellos que son diferentes al resto, ya que no solo tienen esa red de contactos viva y conocen las características de muchas de las personas que conocen, sino que han desarrollado una capacidad especial a lo largo de los años, y esta es que se enfocan en encontrar la forma de agregar valor a los demás con el único objetivo de que la otra persona consiga algo que le sea valioso y sin buscar remuneración ni retorno directo e inmediato por ello, lo hacen solo por el placer de hacerlo, con la seguridad de que la única forma de llegar lejos en la vida es lograr una red amplísima de relaciones a las que haber aportado valor, y que el día que necesite pedirlo, saber que tiene su cuenta emocional con saldo suficiente para no tener que pedir a crédito.

A esos yo les llamo los “agregadores de valor”, son escasos, no se hacen en dos días sino que requiere muchos años para convertirse en uno, y como diría Berthold Brecht, esos son los imprescindibles.


Escribe un comentario


Artículos relacionados